miércoles, 5 de agosto de 2020

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (591). 03/08/2020

Por: Camilo Crespo. 

(Pincha aquí para ver el vídeo de la emisión en directo) 

”Oremos”.  Buenas tardes. Estrenamos mes y parece que estrenamos más cosas. Ha pasado no sólo Julio, sino también esa especie de periodo post-confinamiento. Los cantautores y poetas parecen irse desperezando y sacando un pié a la luz. Hasta los vampiros vuelven a atreverse a levantar el vuelo. Buenas noticias para Libertad Ocho. Pero, ojo, no hay que bajar la guardia. He de recordar que las mascarillas se usan por respeto a los demás, no por comodidad propia. Así que no es bueno estar en el local charlando sin mascarilla. Hay vampiros mayores que corren un verdadero peligro. Gracias.

Pero volvamos a la parte principal de este primer micro de Agosto. Hay mucha gente apuntada, la sala está bastante llena, se ha cambiado el horario, con lo que la temperatura ha mejorado y, además, el “buen” tiempo nos ha dado un respiro por fin. Andrés hace un repaso de la gente nueva que se ha apuntado por correo y prácticamente no ha llegado ninguno. Y es que todos vienen juntos y llegan con un poco de retraso. Hace un repaso de las normas del micro y del protocolo covid, saluda a los que seguimos el micro a través del muro de Facebook y comienza  el micro.

El primero hoy es Alfonso Collantes, que ya tiene entidad en el micro como para abrirlo. Es todo un malocho. Explica que la canción de hoy la hizo hace dos años, una mañana, a las siete, cuando volvía a casa y la letra le salió del tirón. “Cada vez que un eco pasa por mi mente, no percibo nada más. Cada vez que un sueño roto me acompleja, resucito y percibo más. No lo digo, pero estoy buscando un abrazo, hielo y algo más. Creo en algo porque veo nombres que pelean y no pueden cambiar. No puedo cambiar. No los cambiará nadie. Y casi que es mejor así. Me gustan suaves, mirando hacia el fin. Solución. Lejos de peso, que va por ti. Y sin rencor, con el espejo, mirando hacia el fin”. Un comienzo bien fuerte. Sí, señor.

A continuación sale Millás, que, mientras se limpia las manos, comenta que en toda iglesia, sea cristiana, satánica o sistema protofascista, el protocolo es importante. Pone una base para bailar, mientras nos va soltando mensajes. “Hay que tener estilo, pero el péndulo sólo es moda... El golpeo del péndulo... Es vuestro futuro...”. Son muchos mensajes, así que aconsejo escucharlo completo. Millás está en buena forma.

Y sube Nacho, el cuentasueños, que nos cuenta dos sueños que ya comentó: aquel en que iba a la Universidad para hacerse actor porno y en el que no le dejaban hacer el examen porque un profesor le preguntó en la asignatura de Redes Sociales que si se le moría el perro, ¿qué debía publicar? Y Nacho, como no tenía perro, dijo que no podía responder esa pregunta y no le gustó al profesor. En el segundo sueño iba a una fiesta en lo alto de un rascacielos y él sufre de vértigo. La fiesta la montaba Bertín Osborne, que le decía que si alguien quería echar un casquete en la azotea, le tenía que pedir la llave a él. Así que le pedía la llave, pero al llegar arriba veía que Bertín había plantado un enorme Mr. Potato para cortar el rollo ala gente. O sea, que fue toda una pesadilla Bertín Osborne, Mr. Potato y una azotea muy alta.

Y ahora le toca a Andrés Sudón, que sigue afianzando su tema del taller “Todavía”. Y cada vez suena mejor. “Todavía tengo abrazos de calor carnal, no ha empezado la guerra mundial, el dolor no es la normalidad, no lloramos por perder las pérfidas delicias del salvaje ayer”. Pasa una cosa curiosa con las actuaciones. A veces las canciones crecen en el directo, porque en cada actuación la parte de improvisación siempre suele aportar. Aunque, por otro lado, las actuaciones van limando la canción, quitando ciertos rasgos especiales, defectos que la hacen distinta. Así que suelo yo repasar esos videos, hasta que doy la canción por cerrada. Supongo no soy especial en eso. Por eso estos videos son importantes. Ayudan al artista.

Nuestro presentador, comenta que durante este mes de Agosto, el micro se va a realizar de 9 a 21 horas, lunes y martes. Y que también, algunos días, antes del micro, se van a realizar otras actividades, como por ejemplo el Canciomatón. También dice que se quiere hacer un día una tertulia acerca de la canción de autor, pero sobre arte, no sobre dinero. También puede que un día se haga una Orquesta de Cantautores, otro entretenimiento majo... Y da paso a la siguiente tanda de artistas.

La primera es Mayumi, que, por fin, conecta su tableta a los altavoces, con la ayuda de Millás. Hoy canta una canción llamada “En medio del camino”. Es en castellano y se lo agradecemos, claro. “Si tropiezas con una piedra y te caes, descansa y cura tus heridas. Ahora estás en medio del camino. No tengas prisa y continúa tu viaje... No tienes que compararte con los demás. Asegúrate de conocer tu camino. Sigue caminando paso a paso... Cosas felices y cosas tristes. Todo se convierte en tus huellas”. Muy buena.

Y Guille Santa-Olalla sube a continuación. Da las gracias por el cambio de horario. Y ataca su “Gabinete de crisis”. Con mucha marcha nos canta. “No es necesario decir por ahora los niveles exactos de la destrucción. Algo se ha movido. Han temblado mis piernas. Algo en entredicho sigue en cuarentena. No quisiera nada. Lo quisiera todo. Hay un torbellino que me desespera. No me digas que no estas igual. No sigamos por el tobogán. Hay un haz de luz al final. Hay un submarino para remontar”. Muy bien. Y seguimos hablando de los resultados del confinamiento.

Ahora es el turno de Daniel Romero. Se deja puesta la mascarilla en atención a la situación tan grave que se está viviendo. Su primer poema de hoy se llama “Compañía 2”. Es un poema distinto a los que nos suele recitar. Por temática, por estructura, por ritmo...  “Me he quedado solo contigo. Te conozco. Quieres volverme loco. No puedo echarte de mi cabeza, pero puedo recluirte en una isla, volar los puentes y escuchar a los lejos tus débiles gritos que no hacen saltarse a mi corazón ni un solo latido. Para lo que vales, te puedes callar. No vas a lograr nada, miedo”. El siguiente, “Desposesión”, dedicado a Torras, ya está más  en la línea acostumbrada. Y el último,”Perplejidad 2”, lo escribió el 31 de Marzo pasado. “Lo malo es que es actualísimo”, nos comenta. Se pregunta en él cómo, habiendo montado la final de la copa América en un pis-pas y sin problemas, cómo hemos podido fallar en esto de la pandemia. Contesto yo que si algo ha quedado demostrado es que nadie, ni los preparados ni los obtusos, se han librado. Aquí la oposición no ayudó, pero en otros sitios sí y al final el resultado ha sido igual. El mundo no estaba preparado. Antes de bajarse, Daniel deja un poema secreto para el sorteo y comenta que tiene varios ejemplares de su segundo poemario en venta y que el dinero que saque lo donara íntegramente a la lucha contra el Covid19.

Y sube Marta Plumilla para interpretar su tema “Kilómetros”. Antes avisa de que tiene concierto aquí el día 13 próximo y deja para el sorteo dos entradas. Lo que comentaba antes de cómo crecen algunas canciones con cada actuación, lo vuelvo a ver aquí. Esta canción ya tiene tiempo. Es un tema estrella. Y sin embargo he visto otro matiz. Marta se ha tomado unos compases de reposo antes de atacar la subida final. Pues me ha gustado. ¡¡Bravo!!

Y llega la parte en que Andrés nos cuenta cómo empezó el micro, el día 24 de Mayo de 2011. Entonces no existía La Fídula, ni Calvario, ni Aleatorio, ni Alevosía y los sitios antiguos habían desaparecido. Y es que el micro se creó para que los creadores pudieran compartir sus canciones. Siempre recuerdo esto, pero hoy lo hago amargamente porque ayer cerró La Fídula, Alevosía también ha cerrado. Aleatorio está en un compás de espera; Calvario está con un aforo de 6 personas... Así no se puede y es que es muy difícil tener una sala de conciertos, porque se hace por amor al arte. Nadie que tenga una sala de concierto gana apenas dinero con ello. Eso sí; se disfruta muchísimo. Por  ello, gracias a Julián, a su trabajo duro y a su gran fortaleza, sigue abierto Libertad Ocho. Y esperemos que esos sitios que han desaparecido o van a desaparecer se renueven o surjan otros nuevos. He reproducido más o menos sus palabras. De momento, acaba Andrés, podemos decir con orgullo que hoy tenemos siete nuevos participantes.

La primera en est

renarse en el micro es Elena Corredor, que nos recitará dos poemas. El primero, “La tierra en sueños”, es ajeno, porque le gusta también hablar con una voz que no sea la suya, porque, dice, pecamos mucho de individualismo. “A veces sueño que tengo una máquina del tiempo y retrocedo a cuando mi vientre aún no dolía. A la inocencia perdida de la especie, en busca del último reflejo. O al calor de tu fuego en tu pecho, cuando la lluvia calmaba mis males”. Un poema muy bello sobre el amor de la naturaleza por el hombre. Y es un llamamiento al hombre a que ame a la naturaleza. “La entrega” es el segundo y último poema, y habla de la rendición desde el punto de vista de la mujer.

La siguiente, también poeta, se llama Ana Escobar. Nos recita varios poemas de amor. “Me pides que recorra las líneas de tu mano sin brújula ni mapa y tengo que tirar de las estrellas, de lo que aprendí un DIA de las huellas del bosque... En esta posición, debajo de tu pecho, no encuentro coordenadas que me salven y me pierdo desnuda, sintiéndome feliz a la intemperie, sin norte ni mañana”.

El siguiente, German Quetchel (no estoy seguro del apellido), también es poeta. Nos recita dos poemas. El primero se llama”Escritor de versos satánicos”, un poco loco, comenta. “Érase una vez un hombre disconforme con el orbe. Sabía cómo dar un golpe. Pero en vez de irse con los que reciben favores, decidió salirse de los renglones, para describir los pormenores de lo que acontece al que come el fruto de los horrores que desde lo profundo le corroe...”. Para acabar nos recita “La porfía de nuestro amor”, que nos indica es algo más romántico.

El último

de esta tanda es Gonzalo Almansa. Cantautor. Dice que su canción es un romance que habla de lo que le pasó aun amigo (risas). Se llama “Romance en línea” y va de que “su amigo” conoció a alguien por Internet, se vieron, hubo un beso y luego no pasó ya nada más... “Era otoño, cuando el ánimo se pierde, cuando muren los jardines y confluyen las corrientes... y nos vimos de tarde en tarde, asomando por las redes... Un beso, sólo fue un beso, una brisa desde Oriente”. Viva el buen humor.

Nuestro presentador lanza sus deseos para que Aleatorio, donde hay un micro abierto de poesía, no cierre. Y si cierra, Libertad Ocho deberá habilitar un día para un micro abierto de poesía. Porque los poetas son fundamentales. Dice que los poetas son más valientes y arriesgados que los cantautores. Y siempre que sale un o una poeta al escenario, aprendemos algo nuevo. Andrés pasa a la siguiente tanda, formada por tres nuevos participantes y un malocho de postín.

Porque al fin, tras largos meses, reaparece en el micro Valentín Nueda, el vampiro de Madrid. Nos va a recitar una poesía de José Ángel Bosh. Comienza con un “Te digo adiós y acaso te quiero todavía...” Y acaba con un poema de García Lorca: “La cogida y la muerte”. Las tablas se le notan. Después de cinco meses sin subir al escenario y tan fresco. ¡Bravo, vampiro!

A continuación sube otra nueva participante, Alicia Batra, aunque nos confiesa que ya pasó por aquí hace ocho año y medio, pero que entonces ella tenía otro nombre y otro aspecto. Pero se alegra de volver a estar por aquí. Con ritmo de fandanguillo, nos trae un tema alegre y positivista. “Te traigo un regalo. Te vengo a cantar lo que cuesta decir. Que ya con lo malo tuvimos bastante, ahora toca subir. Que sí a la vida. Que suene bonita, prima. Esto es para ti. Que siga la risa y sin prisa la magia nos vuelva a salir”.

Jorge Adio comenta que llevaba diez años lejos de los escenarios, pero que ahora ha vuelto. Su tema se llama “Creo”. “Creo distinguir y no percibo. Creo controlar y voy perdido. ¿Qué dudas, qué fe, qué suelo mantiene mis pies? Y en el misterio tú. Me preguntan razón. Me confunden con otro. No respondo porque no soy. Y en el misterio tú”. Bella canción.

Acabamos con Deina, que en principio no venía con la idea de participar, pero le ha dado envidia, así que, como no ha traído instrumento, va a recitar dos poemas y una letra de una canción en inglés. Pero dice que son cortitos. Me ha gustado especialmente l segundo poema. “Decía aquella canción... Yo nací en el Mediterráneo... Aquí mismo, donde hoy golpean las olas y quedan escritos en sal los alientos que se pierden en el fondo del mar. Unos cantarán Yo nací en el Mediterráneo, donde se beben lágrimas y hay zapatos que flotan. Inútiles zapatos. Las bombas os revientan, el mar os ahoga, y no completáis el camino. Los gritos del mar sí terminan el viaje. Salen de un cuerpo ahogándose y viajan hasta posarse en las cuerdas vocales de aquellos que sí lo lograron. Ojala no hubiera escuchado nunca los gritos del mar”.

Andrés da la bienvenida a los nuevos y antes de acabar quiere mandar un mensaje a los poetas. Dice que siempre se ha dado prioridad en este micro a los cantautores y a algún poeta que nos toca especialmente, pero que tal  y como están las cosas, este micro está abierto a todos los poetas, al menos mientras se arregla esto... Y pasamos al sorteo, que hoy tiene como regalos un disco de Alicia Batra, un “poema secreto” de Daniel Romero, el disco “Dudas Pop de Andrés Sudón (aprovecha para indicar que tiene a la venta dos libros de poemas; no sé cuál me gusta más, añado yo) una entrada doble para el concierto del 13 de Agosto de Marta Plumilla, un vale por un dibujo y un vale por un sueño, con instrucciones, de Nacho el Cuentasueños. Y de nuevo tenemos por fin, tras tantos meses la foto de Valentín Nueda.

Y tras el sorteo se acaba la sesión de hoy. Abrazos a todos y hasta mañana. 
“Podéis ir en paz”.


domingo, 2 de agosto de 2020

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (590). 28/07/2020

Taller "Todavía"
Por: Camilo Crespo. 

(Pincha aquí para ver el vídeo de la emisión en directo)
    
”Oremos”.  Buenas tardes. Ahora, mientras escribo esta crónica, ya me he enterado de que cierra La Fídula. Ya sé que esto es una crónica del Micro Abierto Libertad Ocho. Pero sobre todo lo es de la canción de autor. Por tanto no puedo dejar de expresar el dolor que sentimos todos los que hemos vivido la experiencia de ese local, de la mano de Daniela Riso y el resto del equipo. Sólo quiero decir que espero que surjan otros espacios porque hemos perdido una batalla, pero no la guerra. Los cantautores no podemos estar callados y seguiremos cantando donde sea. Muchas gracias a Daniela y muchas gracias a La Fidula.

Esta tarde abordamos la segunda parte del taller “Todavía”, que ayer tuvo una primera muy buena. Andrés saluda a los presentes y comenta que además de los que actuaron en directo, varios más compartieron video en el muro de Micro Abierto Libertad Ocho. Ellos son Juanjo Radicales, Juan Fernández Fernández, Juanlu Mora y un servidor, Camilo Crespo. Pinchad en los enlaces para verlos, si lo deseáis. Las letras de Juanjo y Camilo están al final de la crónica. Además, aunque he intentado incluir todas las letras del taller, me faltan algunas. Si los autores me las pasan, las incluiré. Andrés pasa lista de los asistentes al taller y comenta que después también habrá actuaciones normales. Por último repasa las normas del micro y el protocolo covid y da paso a las primeras canciones.


El primero es Andrés Sudón porque se quiere quedar tranquilo para poder continuar con la presentación del micro. Antes de comenzar comenta que cree que uno de los mayores problemas que tiene esta sociedad es la represión sexual. “La gente dice que no, pero es brutal”. Hace poco lo comentaba yo. Recomiendo la lectura de “La función del orgasmo”, de Wilhelm Reich. No es su obra más conocida. Es un trabajo corto, pero un trabajo muy interesante. Han cambiado las formas, pero el fondo sigue siendo el mismo. Bueno. Andrés, con un sonido que me transporta a aquellos discos que oía de guitarra clásica española, comienza su tema, que parece segregar añoranza por tiempos anteriores en que quizá fuera más natural el sexo. Una letra muy clara sin ser prosaica. Unos efectos sonoros bien cuidados, como le gusta, alternando lo clásico con lo pop de modo perfecto. Poesía con música es esto.

En el salvaje ayer
bebíamos salivas
de desconocidas
personas con rostro
y con voz en HD

En el salvaje ayer

Todavía queda vida
en los ojos que evitan
llevarse de otra piel
partículas prohibidas
que libábamos sin pánico

El salvaje ayer

Todavía está en mi casa,
todavía bebo babas
ancestrales sabor alma

Pero ya viene la sed
por allí, por donde marcha
el salvaje ayer

Todavía
tengo abrazos de calor carnal
no empezado la guerra mundial
el dolor no es la normalidad
no lloramos por perder
las pérfidas delicias
del salvaje ayer


A continuación sale Juan Pablo Saavedra, que es nuevo en el micro. Buena forma de estrenarse. Nos comenta que hizo una melodía pero tenía varias letras, así que decidió hacer una mezcla de todos, contando la historia de un hombre que va por el desierto expiando sus pecados. Un ritmo que me es muy familiar y con unas cadencias folkys, parece hablar de los recuerdos de alguien que llega al final. “He paseado por los infiernos con un gel desinfectante para así salir ileso. He visto morir a ángeles en invierno, mientras buscaban amantes para el frío intenso... Y no me cuesta seguir. Todavía siento el latir. Y no me cuesta cargar las cruces que caen al azar. Todavía recuerdo aquel placer, aquel olor a rosas, el poder del atardecer. todavía recuerdo esa señal. Esa nube de mariposas. La caricia hasta el final hizo mi alma temblar. Todavía siento esa inmensidad”. Melodía y letra bellas.


El tercero es Guille Santa-Olalla, este hombre alto, con un pedazo de pelo y un pedazo de guitarra y acompañado por su harmónica. Menciona a David R. Valeiras, que dejó un buen rastro cuando pasó por en el micro. No tenía muy claro participar, pero ayer por la tarde le salió algo y escribió a Andrés para entrar. Con buen ritmo nos lanza su letra, con un mensaje claro. Cuanto mejor se te da la vida, más cuesta estar preparado para la insatisfacción.

Ser el centro del mundo en los campos de juego
Destrozar los registros, tocar techo, comer suelo
Saltar todas las vallas, llegar siempre primero
Volar sobre la arena, alcanzar los nueve metros

Escapar solo en el Tour Malet
Marcar ante mi grada, jugando con diez
Y no haber aprendido todavía
Cómo saber perder, cómo perder...
Recogiendo los pasos y anudando los lazos
Todo pasa despacio para mí, para mí
Aún me rompe por dentro quedarme en el intento
Todo pasa muy lento para mí, para mí

Ser el menos rentable de las casas de apuestas
Tener el mejor saque en la tierra y en la hierba
Cruzar todas las metas con vueltas de ventaja
Apurar en la curva, agrandando la distancia

Escapar solo en el Tour Malet
Marcar ante mi grada, jugando con diez
Y no haber aprendido todavía
Cómo saber perder, cómo perder...
Recogiendo los pasos y anudando los lazos
Todo pasa despacio para mí, para mí
Aún me rompe por dentro quedarme en el intento
Todo pasa muy lento para mí, para mí



Y el último de este primer grupo es José Manuel Noriega. No es nuevo precisamente en el micro y tampoco en los talleres. Aún recuerdo cómo me gustó su tema del taller “Elemental”, del año pasado. Pero aún así reconoce que está nervioso, tras el confinamiento y encima estrenando un tema. Su letra se centra en el significado del “todavía”. Lo que implica. La esperanza que encierra. Este micro está, como es normal, sorprendiendo por la diversidad de enfoques. Bien. “Siento que todo cambia y no lo puedo evitar. Y todavía quedan los días que dejamos atrás. Procuraré retar al pasado si en el horizonte todo sigue igual. Trazar caminos no es lo importante, sino echar a volar. Caminaré, creando a mi paso una nueva canción. Respiraré el humo del fracaso y no me olerá el perder la ambición. Pues lo vivido ha cicatrizado y ya no causa dolor. Hoy es siempre todavía. Toda la vida es ahora”. Gracias, José Manuél.

Seguimos. Andrés comenta para los que hayan llegado tarde, que estamos haciendo un taller. Hoy tiene nuestro presentador un lío perfecto con su bolígrafo, que se le esconde constantemente. Je je. Y pasa a presentar a la segunda tanda.


Ahora es Gabriel Marquevichi el que sube. También es su primera vez en el micro. Confiesa que no estaba seguro de las normas del taller. Así que primero pensó en traer cualquier canción suya cambiándole el título por “Todavía”, pero le pareció una estafa. Por ello se esforzó por hacer una nueva y la acabó esta mañana. Hace referencia a alguien que no está pero que se supone volverá. “Miras la gente pasar. Miras la tarde caer. Sobre las calles de Buenos Aires. Todavía puedo verte cantar entre la gente. Todavía puedo escuchar tu voz entre la gente, siempre cantando”. Bienvenido.


El segundo de esta tanda es Pol Rod, acompañado por Maiko Urquiza como segunda guitarra. Han cambiado el ritmo de la canción como cuatro veces. ¡Qué bien! Ya no soy yo solo. Con ritmo de “ragtime”, cantan este tema, dedicado a una amante imaginaria tal vez, a una ensoñación, quizá, a la que, en cualquier caso, el autor no ha puesto nombre todavía. “Me despierto entre tus ojos. Ni siquiera te conozco cada día. Pienso en ti cada mañana. Tu perfume me persigue cada día. Te recuerdo claramente, pero ausente de tu cuerpo me sentía. Eres sincera y comprensiva pero no te he puesto nombre todavía”. Impecablemente interpretado. Y muy bien elegido el ritmo. Muy adecuado a esa letra.


Sergio Sanz está “motorizado”. Trae su propio teclado. Su juguete le permite crear atmósferas que están definiendo su estilo musical, que yo llamaría de tecno-copla. Sergio siente sus temas. Un cantautor en toda regla, aunque sea tecno. Su tema  nos habla del querer y de la pasión.

Con todo el respeto lo digo, lo creo,
que no sería mi culpa si lo vuelvo a hacer:
es una cosa instintiva.

Pero es que ya sabes que cuándo me pierdo
me pierdo, me pierdo
¡Ay! ¡Y qué le voy a hacer!

Si es que no sé muy bien quién soy yo,
y tú no sabes bien quien eres tú:
To’avía no he aprendí’o.

Y vorvía a comprar la coca-cola, el tabaco, los humos,
la carne, la suerte, a buscarte, a saberte;
a las cosillas del querer.

Pero tú no me dijiste que también tú te perdiste.
Y ya sabes que me pierdo to’as las horas, las calles,
los sueños, la mente, la aurora,
y las historias del ayer.

Pero cuándo tú me miras se me sube la bilirrubina.
¡Ay! Ya no sé, ya no sabes, ya no sé lo que me digo:
es que me pongo colora’o.

Los claveles, as cosas que salen de dentro...
es un vicio muy lento.
Dirán de mí que estoy droga’o.

Se me había orvida’o
que las cosas del ayer
to’avía las recuerdas.


Ahora es Marta plumilla la que sube al escenario. Esta vez con acústica en vez de eléctrica. Explica antes de empezar que se suele encariñar con las situaciones. Su frase es “un poquito más”. Y de eso va su canción. (Mientras tanto, aparece Ana Gema, pintora, que hoy va a pintar un cuadro en vivo durante el micro). “Luego te alcanzo. Ve yendo tú. Quiero quedarme un rato todavía. En esa mesa se jugaba al mus. Envidan células todavía. Quiero bajar al garaje a echar una última partidita en una de esas maquinitas de antes y superar un viejo récord. Antes de que el viento que hace lobo a ese plan, derribe mi casa”.


Y cierra las intervenciones en este taller Juan Carlos Aguilera. Con aires de samba brasileña, su tema habla de como se  enamoraría a una chica ahora que hay que usar este “burka sanitario” a todas horas. Con su acostumbrado estilo agradable y su guitarra sin caja, Juan Carlos termina la tanda de canciones comprendidas en el taller “Todavía”.

No se qué hay que buscar
Para encontrar todavía más
Tras el silencio que viene y va
Tu caminar

Tú forma de mirar
Parece tan sensual
Será pa mi
No se vivir así
Parapapiruaaarie
Turiuiuaaa
Parapapiruaaarie


Tu voz,
Imaginar
La poesía de un eco va
Me hace soñar

El verano se ira y yo en solo pensar
Sera pa mi, no se vivir así...

Parapapiruaaarie, turiuiuaaa
Parapapiruaaarie, turiuiuaaa

Pensar
Verte pasar
Que traes fuego en la alas vas
Flotando vas

Tú forma de besarparece tan sensual
Será pa mi, no se vivir así

Parapapiruaaarie, turiuiuaaa
Parapapiruaaarie, turiuiuaaa

Andrés da las gracias a los participantes. Entre ayer y hoy más los temas online, tenemos unas diecinueve canciones nuevas tituladas “Todavía”. Además así queda demostrado, dice Andrés, que la canción de autor no es un genero, sino una forma de vida. Quien desee hacer la trilogía completa puede hacer su canción “Ahora”. Y pronto se anunciará el tercer taller. Y como aún queda tiempo, vamos a pasar a escuchar a artistas fuera del taller.


En primer lugar sale Hammer, antes conocido como Norte. “Hasta el final” es el nombre de la canción que interpreta. Su género favorito es el blues y esta canción lo es. Y la letra también habla de penas y dolores. “Cuánta vida se nos escapa de los dedos. Cuantos sueños vivimos sin saberlos. Yo no voy a estar al otro lado del camino y voy a ser mi mejor enemigo hasta el final. No. No nos encontramos”


A continuación es  Alfonso Collantes, con su guitarra colgada de modo muy rock. Si el aire de Hammer es el blues, el de Alfonso me parece más punk (perdón por mi desconocimiento). Nos canta su primera canción, que hizo por el 2013. “Cuántas veces vuelo alto. Sólo un sueño diferente. No parece inteligente, ni bonito, ideal. Yo quiero que comprendas que ese no era yo. Sólo espero tu respuesta. Se me ahoga la mirada en un mar de soledad. Los sueños también se cansan. Deja ya de divagar”. Me parece un estilo muy fresco el de este cantautor, asiduo ya al micro, cosa que le agradecemos.


Ahora sube al escenario Nacho el cuentasueños, que en primer lugar nos lee una poesía de Gloria Fuertes, cuyo cumpleaños es hoy. Mientras nos lee la poesía “Cómo se dibuja un niño”, lo va efectivamente dibujando y deja el dibujo para el sorteo. A continuación pasa a contarnos un sueño. Esta noche soñó que quería ser actor porno, para lo cual iba a la universidad, donde enseñaban posturas, aguante y otras cosas importantes. Y estaba en un examen de historia, cosa fundamental, explica, para hacer películas porno. Y no le dejaban hacer el examen por problemas con un test que realizó”.


El último de esta tanda es Miguel Ángel Delgado. Con su acústica y su harmónica nos cuenta que su canción, llamada “Vidas errantes” habla de la gente que va por la vida de un lado a otro constantemente y que se olvida de ciertas cosas importantes. “Y aunque ando algo enganchado a esos besos que me das, somos dos cobardes, como niños grandes. Tampoco tú quieres quedarte y buscas continuar tu vida errante”. Es difícil encontrar el equilibrio siempre entre las cosas que tenemos en la vida. Cosas a veces muy difíciles de compaginar. Pero es que si todo fuera sencillo, sería muy aburrido.

Andrés da paso a toda prisa a los dos últimos participantes del micro de hoy antes del sorteo.


Primero sube Daniel Cueva, que nos trae un tema llamado “Tu voz”, con ritmo medio. Su letra habla del esfuerzo para ciertos momentos. “Es entonces cuando tus fuerzas no pueden fallar. Puede ser que la distancia rompa tu corazón. Miles de corazones unidos por la paz. Tantas oraciones que hacen que alimente un esperanza...”.


Y para terminar tenemos a Mayumi, que hoy nos canta su canción “Voice”. Con su tableta en el oído (quizá podría enchufarla a los altavoces, porque nosotros no lo oímos) que reproduce su sonido pregrabado, va soltando despacio los versos de su canción. Entiendo algunas cosas: “Escucha el silencio. ¿Puedes oír la voz? ¿La voz de tu corazón verdadero? ¿Puedes sentirlo cuando está profundamente escondido? Te encontrarás a ti mismo en paz”.

Andrés felicita a los participantes. Y también da las gracias a Ana Gema por seguir colgando cuadros en Libertad 8 y por pintarlos durante el micro. Esta semana ha sido la que más se ha parecido hasta ahora al micro de siempre. (A ver si seguimos así. Hay que llenar el micro, con toda la seguridad necesaria, claro). La semana que viene ya tenemos horario de verano. Y pasamos al sorteo, que hoy tiene como regalos los discos “El mundo en la boca”, de Miguel Ángel Delgado, un disco de Guille Santa-Olalla, el poema de Gloria Fuertes, que leyó Nacho, y el dibujo que fue haciendo mientras lo leía. Y dos entradas individuales para el concierto de Andrés Sudón.

Y así se acaba la sesión de hoy. Abrazos a todos y hasta el lunes. 

“Podéis ir en paz”.


Todavía (Juanjo Radicales)

Todavía oigo a mi niño llorar
Todavía me duele escucharle
Todavía sé que le quiero buscar
Todavía tengo ganas de encontrarle

Todavía tiene mucho para dar
Todavía debería disculparme
Todavía se que me puede curar
Las heridas que hice olvidandole

Y todavía le pediría recordarme
Todo lo que me obligué a olvidar
Todavía él sabría revelarme
Todo aquello que pueda necesitar

Todavía no es tarde para empezar
Todavía tengo que recuperarle
Todavía nos podemos encontrar
Todavía tengo tiempo de aliviarle

Todavía le escucho llamar
Todavía necesito escucharle
Estamos cerca y no le puedo encontar
Cierro los ojos y puedo tocarle

Y todavía deseo abrazarle
Todavía le llevaría hasta el mar
Lo que daría por acariciarle
Por su sonrisa,  por verle jugar...

Ya le he encontrado; estaba dentro de mi
Atemorizado y esperando verme venir
Le he calmado, le he estrechado entre mis brazos
Y me ha cantado esta canción para mi

Me le he llevado al mar y le he dado caprichos
Que no me ha pedido, pero yo sé
Que no había tenido

Ahora vive conmigo bajo mi abrigo y en paz
Ahora a mi niño nadie nunca
Le volverá a lastimar
Ahora mi niño vive conmigo en el mar.


Todavía (Camilo Crespo)

Cada día miro a ese cielo esperando ver bajar  
a los extraterrestres buenos
Cada día espero que la gente sea consciente de lo sano 
Que es ver una cara sonriente.

Porque empiezo a creer que hay buenos y malos 
pero ninguno está a la mano
La lluvia que nos moja como a pobres patos
a punto de ser reventados

Pero todavía hay esperanza Todavía hay tiempo 
me lo dicen mis antenas
Algún dia aprenderemos a vivir humanamente
A aceptar que nuestra vida acaba en nuestra muerte
Pero hoy tengo compañía, hay más perdidos en mi vida
Seguiremos la partida
Así que no me rindo... todavía

Todavía no me he comido todas las farolas
Ni en todos los charcos me he caído
Aunque tengo muchas frases desafortunadas
Y emitido tantos juicios

Y esa furia divina que aún me atraviesa
Me impide subir esa escalera
Las guerras que libramos contra nosotros mismos

nos llevan a batallas que sufren los amigos 


Todavía (Juanlu Mora)

No te vayas todavía.
Que aún no te dé por marchar.
Que la luz del horizonte
acabará por llegar
y esa música callada
pronto te iluminará.

No te vayas todavía.
No vayas a abandonar,
que después de cada ocaso,
detrás de la oscuridad,
una música callada
hecha de aire y deseo,
como una nueva esperanza,
brotará desde la nada
y tú la verás brillar.

No te vayas todavía.
Que aún no te dé por marchar.
Que una música callada te pondrá
lúcidamente a bailar.

No te vayas todavía.
Que la luz del horizonte
llegará.

No te vayas todavía.