miércoles, 11 de mayo de 2016

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (249). 26 /04/16

Quince artistas celebramos el pasado martes 26 de Abril la edición nº 249 de MAL8 (Micro Abierto Libertad Ocho) junto a un público encantado de que en las tardes de los martes haya esta reunión impredecible y siempre emocionante y satisfactoria. Kamala abrió la sesión cantando el tema que presentó en un taller organizado por el Micro abierto El Calvario, una de cuyas instrucciones era que el título tuviera siete palabras: Es suave la caricia de tu voz fue el título de la canción de la suave Kamala en la que canta: "da igual lo que digas, para mí es poesía". A continuación salió a escena Beatriz que afirmó venir de luto por ser un día muy especial para ella: "hace veintitrés años que mi hermano decidió dejar su cuerpo...". Violencia se titula el poema que comenzó siendo para su hermano y terminó hablando de su madre: "he perdido a una madre hace más de media vida". Antes de que saliera el tercer participante, Pablo Martín, ya estábamos instalados en la emoción. Pablo nos cantó Solos contra el mundo, en la que denuncia: "Aunque me miran, yo sé que no me ven, de transparencia mis ojos se llenaron, me siento sólo contra el mundo (...), sé que tú y yo seremos grandes...". Me contó que tiene un grupo llamado Volumen, por si queréis escuchar algo con toda la banda.

Las dos en punto (Rafael Alba y Mila Hidalgo) cantaron una canción muy apropiada para este martes raro de primavera, Otro día más, compuesta y tocada por Rafa y cantada bellamente por Mila: "Se fue el verano y el otoño es gris, la vida pasa sin más, echo de menos las cervezas en el bar y el café de por la tarde, a veces pienso en volver a trabajar, pero no me llama nadie, otro día más llueve en la ciudad, nada cambiará, nada que esperar...". Marta Plumilla se decidió por una de sus canciones más inti, más honesta y clara, Gracias, en la que se sorprende: "y que al final haya una rosa en ese ramo para mí..., yo que trafiqué con el silencio, yo rechacé a aquel chico en sexto (...), yo que no seguí el camino aquel que señalaban con el dedo algunos viejos, yo que asesiné a mi perro fiel por no cargar con tantos huesos (...) y que al final haya una rosa en ese ramo para mí...", estribillo que cantamos desde el público todos los que nos la sabemos y admiramos. Y en medio de este ambiente ya en llamas, Fernando Bárcena volvió a batir su record de belleza con una nueva canción para los que le conocemos desde hace relativamente poco tiempo, Un olor que rompe el día. En mis anotaciones hay todo tipo de elogios que seguró constatarán los asistentes en comentario. ¡Tan bonito!: "la ternura de ella es como una mañana tibia, una mirada furtiva, intensa, una caricia sin prisa; el amor de ella es una historia no escrita...". con la boca abierta nos dejó a todos el gran Fernando Bárcena.

Y por esa boca abierta nos entró El destello de Juanlu Mora, canción en la que el poeta descubre: "sólo fulgor sostenido en el tiempo, serías claridad, pero tu brillo intenso, en un solo instante, como una mariposa, desenvoca terremotos de luz en el pecho". Juanlu está en un momento muy importante, sacando a la luz la punta del ideberg de su gran talento; nos va a dar muchas alegrías. Como la que me voy a llevar yo, Andrés Sudón, el jueves que viene en el concierto de despedida de mi disco "Consciencia", porque con lo recaudado de la entrada voy a financiar un nuevo disco (secreto) que ya hemos terminado y que enviaré al público-mecenas que asista. Por ello canté la canción Consciencia, en la que celebro que ya no quiero tomar partido en nada, sólo ser consciente: "fui antinacionalista, anarcosindicalista, ocupa, rojo, puta y artista, en mi mente corriente no entraba la luz natural, ahora vengo aquí a buscar consciencia, y en mi laberinto artificial dejar una luz de dinamita". Cuando sigo aquí me refiero a las cancones, a la creacion artística como forma de vida. Es lo que hacemos los que nos reunimos aquí cada martes desde hace cinco años. Justo el martes 24 de Mayo es nuestro aniversario, el cual celebraremos con una maratón de la que ya os hablaré el martes que viene. Ahora sigo contando el MAL8 (249) que continuó con Javier Cuenca, quién nos regaló uno de los descartes de su próximo disco, Isla remota, en la que confiesa: "anoche en un sueño volviste a mí como si no te hubieras ido (...), ¡sabrás apreciar el mensaje de maúfrago que nunca llegó a tu isla remota? (...), tu nombre de nuevo en mi cuaderno de ratos perdidos (...), pasó el verano, volvió a llover. el barro se hizo camino". Como veis, el nivel poético de estos encuentros es grande, así como el musical, por no hablar del humano, que es igual de grande.

Además siempre conocemos a personas nuevas, a artistas que se dejan caer para mostrarnos su arte y para degustar el ajeno. En este MAL8 (249) conocimos a Paula Moon, que se presentó con una canción "de ciudades, soledad y amor" titulada Soledades, en la que sobre una música melancóloca lamenta: "hay silencio y ruido, almas sin hogar, yo ya no me encuentro en la gran ciudad, pero tú me encuentras en mi grabedad, suenen los relojes, hora de callar, mis gritos ahogados quieren explotar (...), tiraré hoy mis colores a tu puerta y me iré". Bienvenida sea esta interesante artista.

Y es que se dan mucho por aquí las personas interesantes y originales como Gabriel Vidanauta, que presentó su canción describiendo una situación en la que hay "dos tazas de café tomando seres humanos" y charlando sobre la vida: "¿la vida es encontrar el amor de tu vida?, ¡no! (...) ¿la vida es adiv al revés?, ¡no! (...), la vida estodo eso y más (...), bueno, tal vez es amor y el amor es un jardín, ¡no!, ¿el amor es un delirio?, ¡no!, ¿el amor es un jardín de lirios? (...), el amor y la vida sólo son palabritas", concluye esta canción que de forma divertida transmite la profunda idea de que ideas como "la vida" o "el amor" son indefinibles. Después de presentarse como nuevo participante, Mario Panadero volvió al MAL8 este pasado martes para cantarnos Para ti, una de las canciones que incluyó en el EP que ha grabado la pasada Semana Santa, la cual interpretó con soltura. Pablo Tri nos mostró Qué más, una nueva canción en la que descubrí que se le da muy bien el uso de expresiones fuera de contexto, provocando un potente cortocircuito poético: "¿Cada cuánto he de correr sobre tus alhambres, luego me toca trepar (...), nunca te me has dado bien (...), déjame estar (...), llevas demasiado tiempo aquí, dame ya mis llaves de mí". Sergio Sanz comenzó su intervención regalando "una manzana a una maestra, como hacen los niños". Le trajo una de sus bonitas ilustraciones a Marta Plumilla, en agradecimiento por la inspiración prestada para la canción que nos presentó en este MAL8 (249), en la que cuenta las andenzas de "Candela, Marina y Carmen" que "se van de juerga en juerga y (...) se pierden en el lereleléle (...), bailan con la peineta arremoliná". Una canción muy luminosa y fresca.


La sesión de este martes 26 de Abril de 2016 terminó con una actuación que simboliza parte del MAL8. Fue la intervención de Cheng Min un cantautor chino que de vez en cuando nos canta sus composiciones, las cuales disfrutamos a pesar de no entender la letra, porque lo más bonito de la escena es ver a alguien haciendo algo importante para él, que convierte inmediatamente en importante para todos los presentes. Las canciones tienen ese poder, esa magia de llevar mensajes a otros seres, que es lo que hacemos aquí los martes a las siete de la tarde. Puedes ver fotos de los participantes en nuetro twitter, @microabiertol8. Nos vemos en un rato.

6 comentarios:

  1. Gracias, Andres. Como si hubiera estado. Que maravilla de gente y de sentimientos transmitidos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Andres. Como si hubiera estado. Que maravilla de gente y de sentimientos transmitidos.

    ResponderEliminar
  3. "ES LA SUAVE CARICIA DE TU VOZ"
    NO PUEDO EXPLICAR
    EL EFECTO QUE ME CAUSA TU VOZ
    CIERRO LOS OJOS Y MI PIEL
    TOMA CONSCIENCIA DE QUE EXISTE
    DA IGUAL LO QUE DIGAS
    PARA MI ES POESÍA
    ME HE DEBIDO QUEDAR DORMIDA
    EN TU SILENCIO
    ES LA SUAVE CARICIA DE TU VOZ
    VENENO
    ES LA SUAVE CARICIA DE TU VOZ
    VENENO
    VENGO A BUSCARTE
    QUIERO QUE ME CUENTES TUS SECRETOS
    ME RESULTA MÁS SENCILLO DE LO QUE ESPERABA
    ESTAR CONTIGO
    VUELVE A DECIR MI NOMBRE
    NECESITO ESCUCHARLO
    HE DEBIDO ESTAR PERDIDA
    TODO ESTE TIEMPO... YA VES
    ES LA SUAVE CARICIA DE TU VOZ
    VENENO
    ES LA SUAVE CARICIA DE TU VOZ
    VENENO
    VENENO
    ES PARA MI VENENO
    VENENO

    ResponderEliminar
  4. Infinitamente agradecida a los seres que me inspiran.

    ResponderEliminar
  5. En la facultad, Andrés, y queridos amigos y amigas, preparando la próxima clase, repitiendo,imaginando cómo será, cuál será la primera frase, la mía y la de los alumnos, qué impresión les habrá causado el texto que les pedí leer para preguntarles, y hablar de ello después, ¿y tú qué piensas sobre lo que has leído, qué puedes contar, qué me has escrito?: imaginando, digo, todo eso, recreándome en ese texto de Jacques Rancière sobre "El maestro ignorante", donde cuenta una auténtica aventura pedagógica ocurrida en Lovaina en el siglo XIX al pedagogo Joseph Jacotot -sin darme cuenta os he metido en mi clase: os echo de menos-, te leo. "Un olor que rompe el día" es la historia de dos ancianos que vi un día en un bar, donde yo comía con mi hijo, un domingo triste y lluvioso. Lo que vi me conmovió: su delicadeza, su parsimonia, su espera, su amor, su lentitud cuando salieron, su demora, los milenios que, me pareció, creí que estaban juntos, esperando su final transformados, eso esperaba yo, en el mismo instante en las dos ramas de dos arbustos que se abrazan eternamente. Y vomité todo eso ese mismo día. Es una canción que llevo dentro, sí.

    Si os apetece, aquí está:
    https://soundcloud.com/fernando-b-rcena/un-olor-que-rompe-el-dia
    "Un olor que rompe el día"

    Este otoño frío le ha dejado amanecer,
    y ha posado su mano tranquila en su espalda envejecida.
    Como si estuviera esperándola llegar
    él se queda cada día en aquél mismo lugar.

    La ternura de ella es como una mañana tibia
    una mirada furtiva, intensa; una caricia sin prisa.
    El amor de ella es una historia aún no escrita
    un deseo que nunca te avisa, un olor que rompe el día.

    Con los hilos del ayer él ha escrito un poema
    que ha llenado con palabras nuevas.
    Él amaba en ella lo que había que querer:
    su paso lento en la acera, su desorden, su mirada inquieta.

    La ternura de ella es como una mañana tibia
    una mirada furtiva, intensa; una caricia sin prisa.
    El amor de ella es una historia aún no escrita
    un deseo que nunca te avisa, un olor que rompe el día.

    Ayer no pude ir: estoy hasta arriba de trabajo

    Gracias Andrés. Un abrazo, gente!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Gracias Andrés!

    Copio por aquí el poema cantado, perteneciente a mi "Poesía elemental":

    EL DESTELLO

    Sobrio fulgor.

    Sostenido en el tiempo
    serías claridad.

    Pero tu brillo intenso
    en un mínimo instante,
    como una mariposa,
    desencadena
    terremotos de luz
    en las lindes
    del pecho.

    ResponderEliminar