sábado, 9 de abril de 2016

Crónica de Micro Abierto Libertad 8 (246). 05 /04/16

El pasado martes 5 de Abril de 2016 diecinueve artistas participamos la edición nº 246 de MAL8 (Micro Abierto Libertad Ocho). El cantautor Fernando Álvarez fue el primer participante de esta sesión marcada por la primavera recién nacida. Con un ritmo de estética american music, cantó una canción que yo nunca le había escuchado. En ella dice, como siempre suave pero contundentemente: "Sé que me voy a enredar en tu cremallera, sé que me puedo soltar (...), busco una lágrima sincera bajo la nocturnidad de la ciudad, tengo una luna nueva que violar para olvidar todo lo que me iba a pasar". Ay, la primavera, cuando inevitablemente se descongelan los anhelos de los poetas y se convierten en sangre o tinta. Sofía Gutiérrez vino a contarnos que ha regresado de Buenos Aires, donde ha estado un tiempo "para escribir, pensar, vivir...". No recitó dos poemas. Primero nos leyó Poseída en la salsa del infierno, título inspirado por un poema de Enrique Valle, en él Sofía nos habla desde BBAA: (...) los callejones se vuelven esqueléticos (...), sin tiempo para dormir (...), no son tan buenos estos aires". Después nos recitó de memoria Molécula de alambre, lo cual le permitió entrar en un leve trance que me atrapó y me impidió tomar notas. El siguiente poeta en voz alta fue el cantautor Juanlu Mora, que nos trajo una canción que tenía pendiente. Os cuento la historia de esta canción titulada El crupier: en una ocasión hicimos un taller experimental en el que había que llevar una letra de canción sin música metida en un sobre, introducirla en una caja y esperar a ser llamado a escena. Cada participante tenía luego que sacar al azar un sobre de la caja, poner la letra en el atril y cantarla improvisando su música. Un taller arriesgado que salió muy bien. Sólo hubo un problemilla. Juanlu llevó a este talle El crupier, pero le tocó por suerte al poeta José Miguel gonzález, que si bien es un poeta extraordinario, le improvisó una música efímera... De modo que la canción quedó pendiente de musicalizar. Finalmente el propio autor hizo de compositor y nos presentó el pasado martes en el MAL8 (246) esta canción: "Hagan juego, que la vida no es morir, mueran luego, que antes hay que disfrutar (...), imagínensé al crupier escapando del casino con una botella de vino del brazo de su exmujer (...)". 

Una vez este círculo quedó cerrado, salió a escena Camilo, más concentrado que nunca para cantarnos Soñemos, en la que con su particular técnica con la cejilla, que coloca en medio mástil, dejando cuerdas grabes al aire, hizo un elogio a quienes siguen soñando "verdades de barro y hambre" a pesar de las dificultades que encontramos: "(...) y aunque la tormenta nos hunda en las trincheras, desde allí seguiremos buscando la luz de las estrellas". Cómo ha cambiado el mensaje de los poetas en pocas semanas, hace poco estábamos elogiando a la melancolía, y ahora casi todos quisimos elogiar el optimismo (filosofía igual de gratuita que el pesimismo, pero mucho más agradable). Está claro que ha llegado la primavera al MAL8, están brotando nuevos frutos y nos arriesgamos a vivir novedosas aventuras, como va a hacer Andreas el próximo martes, que se presenta por primera ver en formato de larga duración. La semana que viene, después del MAL8 (247), podremos ver la puesta en escena de este poeta, que ha querido contar con algunos cantautores para que le acompañemos en el escenario de Libertad Ocho en un espectáculo que estamos deseando disfrutar. El pasado martes nos anunció esta gran noticia y nos leyó dos textos. El primero fue "un poema dedicado a un amiguete", en el que le recuerda: "(...) la vida son las notas fugaces de un acorde (...), tú sabes lo que digo, querido compañero". El segundo fue un micro relato titulado De camino al colegio. Qué ganas de ver lo que ha preparado Andreas para la noche del completo martes que viene. Y el próximo martes 19 de Abril de 2016, podremos ver también en el escenario de Libertad Ocho al siguiente participante de este MAL8 (246), el cantautor Alberto Beltrán, que nos cantó la canción con la que se está presentando en todas partes, ya que está recién llegado a la capital del reino. La canción se titula Ella, y ya todos conocemos su estribillo: "Y voy a la deriva en estos días, cuando más la necesito". En las cortas y contundentemente cantadas estrofas dice: "ella es la sencillez de sus cabellos, sus penetrante ojos negros...". Sin duda un ser hermoso que nos dará muchas alegrías.

En este punto conocimos las dos nuevas propuestas que se presentaron como nuevos participantes en el MAL8 (246). En primer lugar conocimos a Alberto, El duende del parque, que se presentó en este espacio cantando su canción Me vuelvo a quedar, una canción dedicada "a mi paraíso, un homenaje a Triana". Con evidentes aires flamencos tuvimos aquí por primera vez a este cantautor del que esperamos saber más en el futuro. Los segundos nuevos participantes tienen un nombre que en principio me resultó raro, Espejo Usorio. Ahora ese nombre ya es muy familiar para mí, porque en pocos días hemos conectado con ellos fuertemente. Recién llegados a Madrid, aparecieron en Libertad Ocho para mostrarnos su interesantísima propuesta: un rapsoda, un pianista y un guitarrista que mezclan música de Piazzolla y Paco de Lucía con poemas de Lorca y Borges. Impresionante la mezcla de Libertango con Ajedrez. Tras su imponente actuación nos quedamos con ganas de más, pero el azar hizo bien su trabajo y propició que les tocara en el sorteo final un regalo muy especial: esa noche no había concierto tras el MAL8, y Libertad Ocho nos dejó sortear la posibilidad de hacer un concierto al artista que le tocara en suerte. Esa noche pudimos escuchar gran parte del repertorio de este ambicioso proyecto, Espejo Usorio. La suerte también quiso que estuviera en la sala Rafael Alba, intrépido periodista que no dudó en publicar al día siguiente este artículo en el que cuenta en detalle la historia que acabo de esbozar. Un gusto haberles conocido, ahora hemos creado con ellos unos lazos que estrechan el Atlántico.

Después de conocer a los nuevos participantes, llegó el turno de Javier Cuenca, que nos recordó que "no ha empezado muy bien la semana para el mundo de la cultura", por los varios obituarios que se han dado en estos días. Nos cantó Llueve en París, una historia que comienza así: "Hola, ¿qué tal?, ¿no serás escritora por casualidad?, yo estoy buscando musas para una canción"; y termina de esta manera: "Al despertar, aunque seguía lloviendo en mi corazón, encontré algunos versos para una canción, pero no la escribí". Envolvente el mundo literario y musical de este gran cantautor que es Javier Cuenca. El siguiente participante fui yo mismo, Andrés Sudón. Canté Si entras en mis ojos, canción que abre mi disco "Consciencia". La presenté contando al público que el próximo 5 de Mayo voy a hacer en La Fídula un concierto de despedida de ese álbum con el propósito de recaudar fondos para mi nuevo disco secreto. Ese día es mi cumpleaños y habrá caramelos y merendola en general, además cantarán conmigo queridos artistas en cada canción. A todo el que venga le enviaremos por correo electrónico ese nuevo disco secreto. Como esto es una especie de crowfunding, hemos habilitado una "fila cero" para aquellos que quieran colaborar con el nuevo disco secreto aunque no puedan asistir. "Sí, tengo sangre para compartir, el día de mi suerte, no la quiero toda para mí, ¡ven!, en mi tela de araña podremos cohabitar, si entras en mis ojos verás con claridad tu oscuridad", dice la canción que canté en este MAL8 (246), así que con ella os invito a comprar la anticipada, para hacer posible ese nuevo disco del que tengo tantas ganas de hablar. Espero que me disculpéis todo este spam que acabo de soltar. Después de mí salió a escena Atenea Carbajosa, que, según me contó, no tenía previsto participar en esta edición. Sin embargo, la llamé a escena para recitar un grupo de tres poema titulado Dilema del errante. el primer poema que nos leyó (mucho más despacio y algo más sentido que en anteriores ediciones) se titula Sendas, y en él encontramos: " (...) Tiempo Distancia Ausencia / Espera Deseo Letargo / Soledad Tristeza Desespero (...)". El segundo es Sin retorno: (...) te perdiste / para encontrar que no querías / el camino de regreso". Y el tercero se titula Y temores: "(...) Si no funcionaba su firmeza / de montaña / si no alcanzaba su voluntad / paciente de agua retornada (...)". Me ha comentado que tiene un blog con los poemas completo, a ver si lo pone en comentarios.

Miguel de Paul, además de traernos un nuevo atril tras realizar una colecta la semana pasada, se animó a hacer una versión del recientemente desaparecido Manolo Tena, pero la inmediatez de la iniciativa le hizo quedarse un poco en blanco y al final no pudo ser. De todas formas, nuestro absoluto homenaje a este cantautor al que tanto hemos escuchado en una época muy buena para la música en nuestro país. Valentín Nueda nos recitó en esta primaveral tarde el viril poema Soleá del amor desprendío, el cual dedicó a Atenea, aprendiz de rapsoda. El joven Pablo Tri fue el siguiente en escena. Yo estaba un poco preocupado por haberle hablado con dureza en la crónica pasada, pero Tri es un valiente, un humilde, una gran persona que decidió cantarnos algo muy inti, "una canción hecha desde la cama", en la que habitan, entre otras cosas, una gatita que recientemente cayó desde el quinto y está convaleciente gozando con el poeta de la desidia: "Los gatos no saben volar (...), no tengo nada que contar, busco la voz y no hay manera (...), toda la ropa por el suelo, tanta basura por tirar, me acerco a ti y te huelo (...)". Después pudimos escuchar un hit inti, Incompleto de Juan Fernández Fernández, canción que está publicada en dos discos diferentes, los únicos de su discografía. En ella hace una especia de revisión del así estoy yo sin ti de Sabina (por cierto, Juan tiene una versión inversa de esta canción de Sabina que os gustaría mucho: "Me parezco al infierno sin su diablo, a un húmedo borrón en el cristal, al lápiz que no aprenderá a escribir, al rastro que no llega a ningún lado (...), así estoy yo sin ti". Después vino Marta Plumilla a cantarnos también uno de sus grandes éxitos, Qué me pasa, canción que coreamos muchos de los fans de esta cantautora que estábamos presenciando en MAL8 (246): "Le pregunté al Oráculo de Delfos qué me pasa, qué me pasa, y dijo: no te puedo responder, no te puedo responder". Gran canción que seguro escucharemos el día 18 de este mes en su concierto en Libertad Ocho. Y estamos de enhorabuena, porque no queda nada para que vea la luz el nuevo álbum de Las dos en punto, que vinieron a esta sesión a cantarnos California, compuesta por Rafel Alba, quién acompañó a la voz de Mila con la guitarra en esta historia de un trovador: "Tirado en la cuneta quedó el trovador (...), las horas pasan muertas aquí en Libertad (...), sueña con la dorada California y tiene ganas de volver, las ilusiones que ayer creyó muertas hoy han vuelto a florecer". Sí, hemos entrado en la primavera y también florecen los artistas.


Quien está bien florido en Gabriel Vidanauta, que cada semana nos trae una canción nueva, siempre contando una historia inverosímil pero sobre cogedora. En la que nos cantó/contó este martes, titulada Kintsugi, narra como una persona cae desde el infinito sobre la Torre Eiffel: "Menudo golpe me metí". Al protagonista de esta canción le pasan cosas terribles de todo tipo, hasta le viola un caballo, sin embargo para él lo peor fue lo siguiente: "Caí tan lejos de ti". Siempre nos hace pasar un buen rato con su virtuosismo imaginativo. La tarde terminó con la materialización de una cosa que imaginábamos en la crónica pasada, cuando comenté que la poesía podría ser complementada por otras artes, como la danza, por ejemplo. Sergio Sanz vino acompañado por la bailarina Deisy Mesías, que le acompañó con movimiento de danza contemporánea la canción La princesa y el león. Gran final para esta edición. espero que esta narración sea completada por los participantes y el público asistente, más abajo podréis leer sus comentarios, donde suelen poner la letra de la canción que cantaron, un vídeo, o un comentario sobre alguna actuación. Recordad que siempre en nuestro Twitter @microabiertol8, publicamos fotos de los participantes durante las actuaciones. Gracias a todos, nos vemos la semana que viene.

Andrés Sudón

6 comentarios:

  1. La Princesa y el león.

    Era princesa de las raras, cabeza rapada sin joyas ni corona. Su castillo era pequeño, una casa okupa en el tercero. Los vestidos más radiantes los usaba para trabajar y una luz de verano y vida esperaban en su casa papilla y biberón.

    Recorría muchas calles buscando dragones a los que matar y robar su tesoro, pero no se engañen señores, corazón noble y de oro. Cansada de arar campos de trigo y de cebada llegada a la boca de metro de Antón Martín, con paso potente, valiente, sacaba la guitarra y encordada su canción:
    ¿Quién no ha escuchado la historia de la Princesa y el león?

    Yo lo maté , yo lo maté , yo lo maté.
    No tenía miedo
    Sus mordiscos, prometo,
    no me hicieron sangrar.

    Yo lo maté, yo lo maté , yo lo maté.
    Corté su melena,
    envenené mi miedo,
    sus garras me hirieron
    pero no quise llorar.

    Yo lo maté, yo lo maté, yo lo maté.

    Embarazada de tres meses cuándo el caballero la había abandonado, su otra hija era un regalo de los mares la luna y el sol. Los pucheros más calientes los hacía con sabiduría y coraje, brebaje, dormía a sus niñas en brazos de amor.
    Todas las noches impares buscaba ferozmente al caballero malvado; no quería matarle, solo le quería ver llorar. Buscaba en ríos, montañas, bares y centros comerciales, pero sabemos todos, señores, un demonio es difícil de encontrar.
    Y cansada de arrastrar su espada, llegaba a la boca de metro de Antón Martín.
    Potente, valiente, sacaba la guitarra y entonaba su canción.
    ¿Quién no ha escuchado la historia de la Princesa y el león?

    Yo lo maté , yo lo maté , yo lo maté.
    No tenía miedo.
    Sus mordiscos, prometo,
    no me hicieron sangrar.

    Yo lo maté, yo lo maté , yo lo maté.
    Corté su melena,
    envenené mi miedo,
    sus garras se me hundieron
    pero no quise llorar.

    Yo lo maté, yo lo maté, yo lo maté.

    Sergio Sanz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una preciosidad de letra y una preciosidad de interpretación.

      Eliminar
  2. Fue un rato perfecto.. Hacía un montón que no iba, y fue más que agradable. Disfruté muchísimo de toda la gente que conocía, y de los que vi por primera vez... Muy emocionante.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Andrés, por tu crónica tan amable. Esta letra salió casi del tirón. Y has puesto el verso que la define: "aunque nos hunda en las trincheras.." Esa es la idea. Y no es que sea bueno o malo ser soñador. Es lo que es. Sobre el micro diré que fue especial para mí, porque puede corear un montón de canciones que me sabía.
    Fue como un mini concierto de mis favoritos. Gracias a todxs.
    Aparte de eso me encantó la interpretación de Atenea, que efectivamente me dijo que intenta transmitir corporalmente el poema. Sergio Sanz y Vidanauta se salieron. Andreas me regaló el texto de los poemas, el segundo de los cuales me pareció como una bala en el centro de la conciencia. Tuve más encuentros, pero no os voy a dar el rollo. Solo añadir que Espejo Ustorio me gustó mucho por su originalidad y frescura. Un buen espectáculo para las noches madrileñas (http://www.elboletin.com/contraportada/132424/espejo-ustorio-virtuosismo-poetico.html)

    Adjunto letra de mi canción y enlace al mp3. Un abrazo.

    SOÑEMOS (L.C.Crespo, 2016.02)

    Los soñadores impedimos que la vida manche nuestros sueños
    Aunque lluevan verdades de paro y hambre
    Seguimos esperando intuyendo un canto en el silencio
    Una luz en la penumbra una sonrisa al rescate

    Edificios enteros se están derrumbando
    El mundo grita unas veces riendo otras llorando

    Los soñadores no consentimos que la realidad corte el camino
    Hacia otra realidad hecha por nosotros mismos

    [Aunque la tormenta nos hunda en las trincheras
    Seguiremos buscando la luz de las estrellas]

    Afuera parece que llueve a cantaros
    Y yo siento que el viento grita su dolor
    Y yo bajo las persianas de las ventanas de mis ojos
    Y me acerco más a las brasas del recuerdo de otros rostros

    Los soñadores sabemos que la realidad se va escribiendo
    Que nosotros somos la hoja, la pluma, la tinta y somos el tintero
    Que somos la realidad y somos el sueño
    Ese sueño que es nuestro verdadero alimento

    https://app.box.com/s/xs3hlkvgwemrt9k8huzdx2fcc0rbvqg7

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la crónica, Andrés. Excelente. Me gustó mucho la actuación de Javier Cuenca. Desde luego la puesta en escena de "espejo ustorio" fue brutal, unos auténticos fieras en el escenario; bravo por ellos. Gabriel posee una imaginación portentosa, y lo demuestra cada martes con sus creaciones que no tienen par.
    Recité un microrrelato, muy en la línea temática del poema "¿llegar a viejo?" del micro anterior. Me alegra, Camilo, que te impactará el texto. Lo pego a continuación:

    DE CAMINO AL COLEGIO

    —¡Vaya día radiante!—, pienso al salir del portal y recibir el claror fresco del cielo que conquista ya la calle entera. Los niños se pelean frente a mí por ver quién es el agraciado en cabalgar sobre mis hombros hasta el colegio. Se lo juegan al cara o cruz, y Mateo gana el puesto. Les empiezo a contar las aventuras del faraón Ramsés, cuando Mateo me interrumpe posando sus dedos sobre mis labios, y me dice con tono inquieto:

    —Papá, qué triste es que cuando tú y yo seamos viejos nos convirtamos en momias.
    —Eso no ocurrirá, hijo— le contesto.

    De pronto, el cielo brillante se esfuma, y ya no camino feliz junto a mis hijos sino que me encuentro en el interior de un coche. Entonces, abren la puerta y un hombre —que ciertamente me suena— me comenta sonriente:

    —Ves, papá, ¿a que es bonita la residencia?

    ~Kalkbadan~
    Madrid, 10 de julio de 2014

    Y sí, el martes que viene después del micro daré un recital, en el que me acompañará la música de varios compañeros. Estoy seguro de que quedará estupendamente. ¡Nos vemos allí!
    Abrazo.

    Andreas


    ResponderEliminar
  5. Y yo que me esperaba una crítica mucho más dura en este MAC. Lo que escribiste la semana pasada no me pareció tan terrible, dada la comparación, y además había palabras buenas hacia la letra o escritura. Este martes me vi mucho peor de voz, de intención, de seguridad y de todo, pero te agradezco igualmente las palabras aunque no juzguen ni valoren el tema. Gracias por la crónica Andrés.

    ResponderEliminar