miércoles, 10 de febrero de 2016

Crónica de Micro Abierto Libertad Ocho (238). 09/02/16


Ayer, martes 8 de Febrero de 2016, comenzamos la 238ª de MAL8 (Micro Abierto Libertad Ocho) con un cuartito de hora de retraso, cosa que esperamos no vuelva a suceder, pues fue justo el tiempo que hubiera bastado para que actuaran las personas que se quedaron fuera, en concreto Miguel de Paul, Abdel Dakhil y Juan Fernández Fernández, los tres en lista de espera. El resto de los veintitrés que nos apuntamos pudimos actuar en esta sesión cuyo elemento de cohesión fue el pegamento... Es una larga historia, los que estuvisteis, sabéis de qué hablo. Aunque comenzáramos tarde, lo hicimos con fuerza, con uno de esos cantautores que tienen una historia ejemplar. Isaác Miguel lleva muchos años dedicándose a la canción con varios proyectos (Saulo, René...), hasta llegar a este momento en el que honestamente ha decidido ponerse su nombre real como nombre artístico. Yo le conozco desde hace lustros y siempre me ha gustado lo que hace, ahora más que nunca, ya que con su nombre y su cara reales, las canciones toman una dimensión que me atrae infinito. Sentado al piano nos cantó Espinas, en la que nos cuenta que "cansado de tantos saltos, ya me tragué todas las espinas que no querían los gatos (...), menos mal que me fui por patas, se quedó el flautista de Hamelin solo con las ratas". Un gusto comenzar con él. Después salió a escena Osvaldo Lindner, que de nuevo nos regaló una pieza de su folclore natal, El corralero, una canción que habla, según nos contó, de un "caballito que se ha hecho viejo y hay que sacrificarlo": "Cómo quieren que yo, que lo crié de potrillo, clave en su pecho un cuchillo porque lo mande el patrón". Pues sí, pobre corralero.

Si quiero contar la sesión tal y como fue voy a tener que contar lo del pegamento. La canción del potrillo me llegó de forma especial, porque esa misma mañana había estado insonorizando una famosa sala de conciertos poniendo pegamento con un rodillo en el techo. El colocón que llevé al MAL8 no era baladí. Y claro, la mejor forma de justificar mi despiste y arrobo era contarlo claramente. En ese estado escuché la canción de Alessandro Brando, quien también al piano, nos cantó acompañado por una bellísima música, una canción que reza: "sorprender sin sorprenderse, lo que hace el sol saliente, lo mismo que hace el agua cuando bebes y tu corazón latiendo, estar presente, no notarse, hacer justo lo que puede, lo mismo que hace quien toma conciencia, asumir que eso es todo: nada". Bravo. Siguiendo su propia recomendación, no pareció muy sorprendido de habernos sorprendido con una cosa tan bonita. Supongo que aunque no haya consumido pegamento, la canción me llegará igual cuando la escuche en el futuro.

Hacía muchísimo tiempo que no veíamos por aquí a Javi Delgado, al que una vez sobrenombré como el cantautor tímido. Por lo que nos cuenta, esa timidez desapareció, quizá por eso a vuelto para cantarnos sus nuevas canciones. Ayer nos enseñó Camino: "Al despertar de madrugada el viento no se detendrá (...), todo se acaba (...), respiro, camino sin saber por qué camino". Quizá lo importante no sea saber, sino cantar que no se sabe. No sé. La verdad es que no estoy seguro de que mi organismo haya destruído del todo esa gran dosis de pegamento a día de hoy. Quizá me quede así para siempre..., qué bien. Igualmente, Andreas, el siguiente participante, siempre es un chute de cierta lisergia. Comenzó su intervención citando un extracto de Palabras para Julia, de José Agustín Goytisolo, para después leernos Él y ella, una historia poética de amor entre él y ella, texto en el que dice cosas tan sabias como "la gramática ni es ni será más que un burdo reflejo del espíritu...". El trabajo de Andreas es absolutamente delicioso, yo tengo un libro que contiene muchos textos leidos en MAL8 que os recomiendo encarecidamente, aunque para que lo podáis leer, le tenemos que pedir que nos traiga unas copias para poder adquirir. 

Nunca es tarde para presentar una canción de algún taller pasado. Desde que comenzamos con la iniciativa de los talleres, siempre ha habido algún rezagado que ha traido la canción con retraso por tal o cual razón. Esas canciones son muy bienvenidas, de hecho invito a cualquier cantautor a mirar los títulos de nuestros talleres pasados y lanzarse a componer. Es como un reto: hacer canciones de todos los talleres. A mí me faltan dos talleres por hacer, el de "Queremos" y el próximo, que lo celebraremos el martes 1 de Marzo de este festivo 2016. Luego revelaré las instrucciones y el título. Todo esto venía a que María Barnuevo nos cantó ayer su canción del taller "Antes de la guerra". La compuso este otoño en el mar, tengo fotografías que me ha mandado María del lugar donde se inspiró para escribir: "Compra el pan camino de casa, y al mirar las olas del alma dile al mar que llueva en la pólvora que estalla, compra el pan". Todo esto envuelto en una música de mar en otoño: "Hoy me he quedado patrificada en la ventana, estaba oyendo rugidos de aviones que todavía suenan lejos (...) dile al mar que sueñe sirenas como antaño. Le agradezco a María el regalo que nos ha traído del mar con tanto cuidado. 



Lugar que inspiró la canción de María Brnuevo.

Recordad que el pegamento está de por medio cuando diga que puede que Pablo Bermejo sea un mensajero, consciente o inconsciente, de sabios remitentes extrasensoriales. Mejor no lo digo y me limito a decir que adoro a Pablo por muchas cosas: por regalarme ideas, por que es muy bonito, porque es una gran cantautor, un ejemplo de esfuerzo convertido en gracia. Muchos le hemos visto crecer, hemos visto y gozado ese esfuerzo; imaginad el que no vemos. Bueno, que me apetecía mucho decirle que le adoro antes de contar que trajo una enigmática canción, muy bonita, una fotografía de dos seres simbióticos. Podéis leer la letra en la fotografía que le hice al cuaderno que regaló para el sorteo que siempre hacemos al final de cada MAL8. Era un cuaderno hecho el año en el que nació. Me pareció muy significativa la actuación de Pablo Bermejo, dejó en el escenario un suspense sobre el que recitó Atenea Carbajosa dos poemas que presentó en este orden: Maldición y Contrahechizo. Cuando los escuché el primero me pareció un contrahechizo y el segundo una bendición, ¿lo haría adrede? Esta duda me pareció muy audad, quizá el pegamento agudice los sentidos de algún modo... Me estoy dando cuenta de que quizá estoy haciendo un poco de exaltación del pegamento. Espero que no me suceda lo mismo que a los pobres titiriteros presos, a los que homenajeó Molina al subir a escena: "¡Todos somos titiriteros!", dijo. Es cierto, al fin y al cabo todos somos una marioneta de nosotros mismos cuando actuamos. También cuando vivimos, de eso habala su canción Organismos tóxicos, de esa marionetas de los otros que a pesar de la amistad nos contagian de un punto de vista pernicioso: "¿No ves que no me siento bien? Sabes que nos duele respirar, nos cuesta tanto hablar (...), ya no voy a jugar, no te lo mereces, eso es algo que no voy a concederte", dice esta "cancion-eta", como la llamó el propio Molina. La verdad es que me llegaron esos versos, probablemente también gracias a que van envueltos en una música bien hecha, bien cantada, con gusto y dominio. 



Letra de la canci´n de Pablo Bermejo escrita en el cuaderno que dejó para el sorteo.

Lo que hace Molina es lo que yo llamo un proyecto sólido. Algo que se sostiene, que al verlo percibes bien el contenido gracias a la claridad de la forma. Es lo mismo que vi en la única nueva participante de este MAL8 (238), Janire, que se presento diciendo "voy a cantar una canción y eso...". Tras ese tímido saludo nos cantó una pieza muy seria, muy bien interpretada, impactante: "No hay niños mutantes, no hay hombres capaces de devorarme por dentro, de acostumbrarme a su infierno (...), no hay hombre del saco, no hay nadie bajo mi cama esta noche". Espero escuchar más canciones suyas en próximas ediciones, tantas como las que le escucho a Gabriel Vidanauta, que aún sigue sorprendiéndome con cosas nuevas, con talentos más visibles, con la naturalidad de un pájaro cantor. Nos cantó Escándalo, yo no la conocía, es vertiginosa, ágil, y a la vez sencilla. Enumera ciertas cosas: "un beso con sobrebeso que desconvexa todo el sistema (...), una lágrima llorando por caer en la arena (...), ese condón roto que arruinó tu carrera (...), todos estos ruidos sonaron a la vez cuando te vi, ahí me enamoré". Hay gustos para todo, a mí me gusta especialmente lo que hace Vidanauta. En realidad lo que más me gusta es lo que hago yo mismo. Es lógico, lo hago exactamente a mi gusto, ¿cómo no me va a gustar más que a nadie ni más que nada? No sé si será el susodicho pegamento, pero cuando llegó mi turno de cantar estaba deseoso de actuar. Elegí una de las canciones más queridas de mi repertorio, que, no sé por qué, no suelo cantar últimamente, Escúpeme tus pétalos. Si pinchas sobre el título podrás escucharla como la grabamos para el disco "Consciencia". Ruego a los demás artistas que si leen esto pongan en comentarios un enlace a la canción que hicieron en este MAL8 (238), si disponen de él, para que los lectores de esta crónica no tengan que conformarse con mi humilde descripción. 

Y hablando de cosas que son muy de mi gusto, después de mí llegó el turno de Marta Plumilla, cuyas canciones siempre me sorprenden. Nos cantó una de sus joyas, He perdido la cabeza, en la que cuenta lo que sucedió cuando su cabeza se fue "de cervezas" dejándola convertida en "un bolero", según nos contó en la particular introducción hablada con la que suele presentar las canciones. En la canción lamenta: "Ojalá pudiera verte tal y como eres, pero mi cabeza se ha ido de cervezas (...) Cuentan que la han visto de taberna en taberna, contando mis penas, pagando mis deudas...". La cabeza termina en Marinador, o como se escriba, bronceándose. Esta es una de las docenas de canciones inéditas de Marta Plumilla que sólo podemos escuchar en sus conciertos, ya va siendo horita de hacer más discos. Yo creo que podría hacer dos o tres a la vez. Ojalá lo haga. Mientras tanto seguiremos escuhándola aquí cada martes, pues no ha faltado casi nunca a esta cita semanal desde que vino por primera vez hace más de cuatro años. Claro, hemos visto en ella una evolución como la que veremos en David Foronda, que, como nos contó, tiene más habilidades además de la música. Trajo para el sorteo una acuarela dedicada al MAL8 que nos gustó sobremanera. De hecho, es dede hoy la portada de nuestro grupo en Facebook. También nos mostró sus dotes de escritor. Me gustó mucho el texto que nos leyó, titulado Argentum, que significa "plata" en latín. Nos confesó que nunca antes lo había leído en público, lo cual es un pribilegio y una muestra de confianza y cariño hacia nosotros. Se trata de un vertiginoso y surrelista viaje por imágenes que podréis descubrir si David desea ponerlo en comentarios para compartirlo también con los lectores.


Acuarela del David Foronda dedicada al MAL8.

Hablado de todo un poco, Manuel Machado me gusta, es un gran poeta, pero su imaginario, su iconografía, me resulta vetusta, incluso me resulta morla. La ingesta de pegamento me hizo tener esta reflexión mientras escuchava a Valentín, el vampiro de Madrid, recitar a este importantísimo personaje de la historia de nuestra ilustre literatura. Últimamente Valentín está muy fino declamando. Siempre está entregado al poema, lo vive visiblemente; ayer recitó de memoria Adelfos de foma más natural y, por tanto, más impactante. Le deseo que se mejore de los dolores que me contó, aunque yo no los vi cuando salió a escena. El arte alibia y hasta cura. Quizá eso sea lo que busca Antonio Espinosa cuando se ha lanzado a componer y a cantar en directo: curar algún silencio persistente, como hacemos todos. Yo creo que lo logrará, esa humildad que le he visto le llevará a grandes logros. En pasadas crónicas hablé crudamente de lo que creía que podía mejorar, y le veo volver cada semana decidido a conseguir sus objetivos. Estamos viviendo con Antonio uno de sos hermosísimos casos de autosuperación que ya hemos visto más veces en MAL8. Le agradezco su empeño, es un ejemplo de constancia y valentía que nos viene muy bien a todos. Ayer nos cantó otra nueva canción titulada Brindemos, una amable invitación a la comunidad, a la amistad, a vivir cosas con las personas, que son lo único que vale la pena en este mundo: "Brindemos a pesar de los caminos, unos más fáciles que otros, quiero que brindemos juntos por los años venideros, por vivir estos momentos". Y termina con una reflexión a modo de coda: "lo peor de los principios es que no ves el final, lo mejor de los finales es que vuelves a empezar". Además de darle la enhorabuena por su tenacidad, le receto metrónomo. Al principio cuesta, después vuelas.

Mr Mushroom nos debe una canción de siete minutos. ¿Cómo? ¿Acaso te has metido pegamento? Sí, involuntariamente he inhalado pegamento, pero estoy seguro de lo de los siete minutos. Cada participante dispone de cuatro minutos, pero hay veces que las canciones duran siete minutos. Mushroom me avisó del minutaje y le invité a cantarla otro día más pronto, porque en ese momento estábamos terminando y andábamos justos con el tiempo. Muy amablemente cantó otra canción que, según nos dijo, no tiene título. Mi nivel de ignorancia del Ingles es medio, casi alto, de modo que no entendí, aunque igualmente disfruté de la belleza que hace este señor. Así como controlo el idioma, conozco la obra anglófona, por eso no sé el título de la canción con que Chen Ming cerró el MAL8 (238). Sé que es conocida, pero como no estaba Ma Fée, nadie me chivó el título. En todo caso me encantó ver de nuevo por aquí a nuestro amigo Chen Ming. Espero que se haga asiduo de nuevo y nos cante sus composiciones en chino, son bonitas y divertidas.Después hicimos el sorteo y nos dispersamos. Yo ya llevaba disperso unas horas con el tema del pegamento. Aún ahora todo está un poco distosionado... Ya nisiquiera es hoy. Antes, ayer, prometí contar las instrucciones y el nombre del taller. Será el martes 1 de Marzo y se titula "Amor Tabú". Se trata de hacer una canción de amor sin usar ninguna de las palabras que aparecen en una lista que hemos elaborado en este MAL8 (238). Pedí al público asistente que dijera palabras que siempre aparezcan en las canciones de amor. Apuntamos veinte. Mañana las publicaré en el muro del grupo de Facebook. Permitidme que me atreva a decir: ¡no tenéis güevos de participar en este taller! Perdón, quiero decir que parece fácil y poco original, sin embargo es un reto complicado que provocará un resultado nunca visto. Queda poco tiempo, pero os aseguro que todas estas limitaciones a la hora de componer van a sacar lo mejor de nuestra imaginación. Si queréis participar, es decir, si tenéis güevos, escribid a microabiertol8@gmail.com con el asunto "Taller Amor Tabú".


Antes de despedirme, quisiera agradecer el trabajo para MAL8 de Marta Plumilla. En nuestro Twitter puedes ver fotos de los participantes que publicamos durante la sesión. También quisiera agradecer su paciencia a los lectores que han llegado hasta aquí, ya que hoy estoy experimentando un formato nuevo de crónica más, ¿cómo diría? peridística o literaria, no sé. Me aburrí del otro formato, y el pegamento me ha abierto los ojos, aunque, niños, usadlo sólo para pegar, y si sois menores y estáis leyendo esta crónica merecéis todo mi respeto, no que os aleccione. Hasta la semana que viene.


Andrés Sudón

4 comentarios:

  1. Hola. Empezaré por el final. Achacable al pegamento es el hecho de haber olvidado mencionar al penúltimo participante, o sea, yo. Lo perdonaremos.
    Bueno, aparte de esto, quisiera resaltar que no pillé la letra de Pablo Bermejo hasta ahora, que la leí. Preciosa y me llega especialmente, al tener a mi tía en ese trance.
    La canción de Chen-Ming fué "Longer than", de Dan Fogelberg.
    Por último, después de dar de nuevo las gracias a Andrés por mover este precioso lio del MAL8, decir que aparecí de casualidad en el micro y me hubiera gustado estrenar algo, pero tuve que cantar una canción que quiero mucho por varios motivos; uno de ellos es que he visto a Libertad8 haciéndome coros en ella. Y eso conmueve. Os pongo el enlace. Un abrazo a todos:
    https://youtu.be/wz95GCRKNA8?list=PLtheP5HkJ6-Klza8ICyHQvfo2UTXeuWGt

    ResponderEliminar
  2. Los sabios remitentes extrasensoriales me han dicho que sin ti, Andrés, no hubiera vivido nunca esos preciosos momentos encima de un escenario. ¡¡¡Viva el pegamento!!! Siempre agradecido, tu adorado adorador.

    ResponderEliminar
  3. Larga vida al pegamento! Me hace mucha ilusión ver mi acuarela como portada del Fb de MAL8. Os dejo el texto del microrrelato del pasado martes, saludos.


    (ARGENTUM)


    _“Te devoraré con un solo batir de pestañas”_ y así lo hizo.

    Él ahora vive en una extraña ciudad metálica.
    Todo lo que le rodea son formas pulimentadas y brillantes que le reflejan en una infinidad de posiciones y longitudes. Y prefiere aquellas -las hojas de los árboles, las cortinas de papel de aluminio- que le recuerdan de forma más vaga el aspecto de una persona; por eso huye de las superficies planas: nunca frecuenta las autopistas, evita las paredes desnudas y jamás ha vuelto a leer un libro.
    Comprende el paso del tiempo por las variaciones en el brillo de la luz. El verano es una ola cegadora de níquel; el otoño, un baile de guerreros de cobre que pierden posiciones ante los cuchillos de plomo del invierno.

    Algunos días, el atardecer le sorprende con una dulce coreografía de plata. Todos los objetos parecen habitados por estrellas vivas. Le parece que cantaran.

    Sabe entonces que ella ha vuelto sus ojos hacia la lluvia

    ResponderEliminar
  4. Un rincón especial con gente variopinta presentando cosas, cuanto menos, interesantes. Me quedé con muy buen sabor de boca y ganas de volver. Bonita crónica ;)

    ResponderEliminar